Sistemas de nebulización para refrescar el ambiente

Los sistemas de nebulización proyectarán una bruma agradable durante los meses de calor para refrescar el ambiente en el jardín. En Teminsa hablamos sobre sus principales aplicaciones para tu jardín.

La pulverización del agua permite obtener gotas muy finas que, al evaporarse, captan la energía del aire en forma de calor generando una disminución de la temperatura que puede llegar hasta los nada desdeñables 11ºC.  Este sistema natural de climatización es perfecto para los espacios abiertos, ya sean jardines, terrazas, carpas o porches.

Sistemas de nebulización para refrescar el ambiente

Usos de los sistemas de nebulización

Todo este proceso de refrigeración natural se sirve de un complejo circuito de boquillas que proyectarán una neblina refrescante para las personas y plantas. Este proceso termodinámico es el mismo que emplea el cuerpo humano mediante la sudoración o transpiración, que al evaporarse se lleva el calor. En el momento en que la humedad es alta, esa reducción será menor.

A pesar de que su aplicación principal, como se ha indicado en líneas anteriores, es el refrescamiento de las zonas exteriores, lo cierto es que existen otros muchos ámbitos donde este sistema resulta efectivo tales como la humidificación y riego en invernaderos; aporte de humedad en bodegas para evitar la evaporación de los caldos; granjas de animales para aumentar la producción; precipitación del polvo en suspensión para los procesos industriales; o, incluso, eliminación de los olores y de la energía estática.

Usos de los sistemas de nebulización

Existen una serie de variables que influirán de manera determinante en la efectividad de estos sistemas de nebulización. Entre otras cosas, se ha de tener en cuenta que cuanto mayor sea el calor existe, mejor será el funcionamiento de los nebulizadores. En el caso de que el recinto se encuentre en una zona ventosa, se ha de tener presente que el agua disuelta será desplazada por el viento. Se ha de contar con este último punto a la hora de determinar la localización de las toberas. 

Igualmente, cuanto más completa sea la evaporación del agua, más eficaz será el sistema de refrigeración. De esta forma, con una humedad relativa por debajo del 40%, la reducción de la temperatura podría llegar a ser de hasta los 20ºC. En caso de que la humedad se encuentre entre el 40% y el 80%, la reducción de la temperatura puede ser de 10 ºC.

sistemas de nebulización

Además de reducir la sequedad ambiental y refrescar el ambiente en los meses de calor, también es capaz de purificar el aire en derredor y acabar con los olores más desagradables. Al mismo tiempo, los nebulizadores reducen la presencia de mosquitos y mejoran la calidad del aire al atrapar partículas y polvo en suspensión. En este último caso, las personas con sensibilidad o alergias al polen se verán altamente beneficiadas. Tampoco se ha de pasar por alto el hecho de que los nebulizadores apenas gastan energía y agua, resultando especialmente eficiente en nuestros propósitos. Algunos incluyen un temporizador  que podrá seleccionar la frecuencia del pulverizado , además de ser respetuoso con el medio ambiente al no emitir gases contaminantes ni tóxicos.

Tipos de nebulizadores

A la hora de optar por un sistema u otro has de tener en cuenta los diferentes modelos existentes que te pueden ayudar a refrescar el ambiente. Por un lado, se encuentran los nebulizadores de alta presión enfocados a un uso más profesional como instalaciones públicas o negocios de hostelería. Estos modelos precisan de una bomba de agua dado que trabajan con una presión de hasta 70 bares, que permitirá atomizar el agua y transformarla en gotas más pequeñas y finas que apenas llegan a mojar.

Por otra parte, se encuentran los nebulizadores de baja presión, pensados para jardines, invernaderos domésticos y terrazas. Estos modelos pulverizan unas gotas diminutas de unas 350 micras de diámetro y funcionan con una presión mínima de 3, 5 bares.

Tipos de nebulizadores

Si quieres mantener fresco el ambiente, lo mejor es no mantener el nebulizador encendido de manera constante. No olvides que a mayor humedad, menor será el rendimiento del nebulizador. En el caso de que vayas a utilizar el agua de un pozo o un aljibe, conviene que pase por un tratamiento depurativo previo. Cuando finalicen los meses de calor, procura retirar las boquillas y cerrar los orificios con tapones. Para evitar que las heladas deterioren su funcionamiento, vacía el sistema si vas a dejar instalado el circuito.

En Teminsa os ofrecemos este kit de nebulización, fácil de instalar, seguro y capaz de reducir la temperatura ambiente un máximo de 11ºC. Este kit incluye 7 toberas, 2 codos, una tobera final, un adaptador de grifo 3/4″, 15 grapas de sujeción a la pared y rollo de 10 m de tubería. Este kit lo podrás complementar con un programador para nebulización por segundos con pantalla LCD para sistema de nebulización con alimentación a pilas y conexión directa a red de agua.

nebulizadores


Deja un comentario